River Plate eliminó a Boca Juniors y jugará la final de la Libertadores

Las gradas llenas fueron una muestra del partido histórico que se vivió en la Bombonera. La revancha de la semifinal de la Copa Libertadores volvió a tener el espectáculo más atractivo del continente: el Superclásico. Los fuegos artificiales, papelitos y globos pasaron al olvido cuando la pelota comenzó rodar y la ilusión de remontar de Boca estaba más presente nunca.

Con una propuesta más ofensiva que la empleada en el Monumental, el Xeneize intentó adueñarse de la pelota a través de la velocidad de Eduardo Salvio, y la jerarquía individual de sus delanteros. La vía aérea fue el primer recurso que aplicó el dueño de casa para lastimar al Millonario.

El estadio se vino abajo cuando Eduardo Salvio marcó el primero de la noche. Las gradas temblaron ante el grito de La 12, pero una mano del lateral izquierdo Mas en la jugada previa invalidó la acción. Culminaba la primera parte y pasaban los minutos en el tiempo complementario, y a Boca se le iba la posibilidad de clasificarse.

Sin embargo, cuando faltaban 10 minutos para el cierre del encuentro la única arma que supo usar Boca llegó a la red. Un centro que llegó a la cabeza de Lisandro López recorrió toda la zona millonaria y, después de una aparición de Zárate que obstruyó la acción, Jan Hurtado la empujó hasta el fondo de la red. Resurgía la ilusión ‘xeneize’.

Finalmente, no llegó el otro tanto del cuadro local, significando que en el marcador global se clasificó River (2-1) y nuevamente llega a una final continental eliminando a su eterno rival. Las ‘gallinas’ tendrán que esperar el ganador entre la llave de Flamengo-Gremio para conocer su rival en la gran final.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *